Friday, September 08, 2006

Una HORA de tu TIEMPO...

Tim estaba decepcionado porque su padre no asistió al último juego de soccer de la temporada, pero no estaba sorprendido. Tim era un niño de 10 años con mucha maduréz y entendía que muchos clientes dependían de su padre, un abogado, quien tenía que trabajar todas las noches y lo fines de sema. Sin embargo, en esta ocasión Tim se sentía triste, especialmente porque este año había ganado el premio de el Jugador Más Valioso.

Una noche Tim se armó de valor y fue hasta el lugar de la casa donde su padre siempre estaba trabajando y se atrevió a interrumpirlo para preguntarle cuanto dinero le pagaban por una hora. Su padre se molestó y en forma brusca le respondió, "Me pagan $300 por una hora". Tim tragó en seco y dijo, "Wow, eso es mucho dinero. Tú me podrías prestar $100?". "Por supuesto que NO," gruñó su padre. "Por favor déjame trabajar."

Luego, el padre se sintió un tanto culpable y fue al cuarto de Tim donde estaba sollozando. "Hijo, le dijo, "Lo siento mucho. Si tú necesitas algún dinero, por supuesto que te lo prestaré. Pero te puedo preguntar para qué?" Tim dijo, "Papi, Yo sé que tu tiempo realmente vale mucho y con mis $200 que he ahorrado, tendría suficiente. Te puedo comprar una hora y vienes conmigo al banquete de celebración de premios este viernes?"

Esto golpeó a su padre como si fuera con un puño recto al corazón. El se dió cuenta que su hijo lo necesitaba más que sus clientes. El necesitaba estar más ahí para su hijo que su necesidad de dinero y de elogios profesionales.

Abrazó su hijo y dijo. "Estoy muy orgulloso de tí, a partir de hoy nada me mantendrá lejos. Yo quiero estar ahí..!"

Muchos padres están estrechos en sus límites tratando de balancear sus demandas de negocio con las necesidades familiares. Es custión de Prioridades.

Pero si no organizamos nuestras vidas para estar ahí con nuestros hijos, nos arrepetiremos --y para entonces pudiera parecer tarde--


Hagámonos felices a nosotros mismos, haciéndolos felices a ellos. Nuestros hijos quieren sentirnos ahí, en cada home run, en cada danza, en cada premiación, en el parque. No dejemos de estar ahí, si al fin y al cabo lo disfrutamos más que ellos mismos. Seamos felices ....!

Esta historia es una adaptación de algo que me llegara vía internet en forma de anónimo.

Para tópicos de Cocina, visítame a : www.chef-pablito.blogspot.com

Gracias y hasta mañana ....!

2 Comments:

At 8:12 AM, Blogger Amy Castro said...

Eso me ha dado fuerte, reuni a todos a mi alrededor y le lei este post, creo que todos estamos reflexionando.

 
At 10:01 AM, Blogger Chef Pablito said...

Gracias Amy por visitarme, y por comentar y compartir con otros lo que escribo. Siempre que entiendas que en mi blog escribo algo que puede ayudar personas, no tema, pásalo. De eso se trata...

Está demás decirte que tienes mi autorización para que cuando quieras recomendar mi blog a otras personas, ...simplemente hazlo. Con ello le das razón a mi intención.

Gracias Amy...Que lindo está el Día ! ...Verdad ? ...Es tuyo, disfrútalo!!!

 

Post a Comment

<< Home